Grandes surfistas y bodyboarders nacionales e internacionales se reúnen en Lanzarote para disputar uno de los eventos deportivos más esperados del año (subtitulo)

Después de varias semanas a la espera de las mejores condiciones de viento y fuerza del mar, el QUEMAO CLASS 2018 está apunto de arrancar.

32 surfers de reconocido prestigio nacional e internacional como Aritz Aranburu, Jonathan González, Andrew Cotton, Conor Maguire o Nic Von Rupp y y otros 32 bodyboarders experimentados como Alexandra Rinder, Dave Hubbard o Amaury Laverne, se reunirán por invitación en La Santa para disputar unos de las citas de surf más importantes de Europa que tendrá lugar este miércoles y jueves.

Surfers y bodyboarders consagrados en campeonatos de Europa y del Mundo se medirán contra nuevos valores emergentes en un escenario único, la playa de El Quemao. Una ola de clase mundial que rompe con fuerza frente al pueblo de La Santa, donde cada año se reúnen miles de personas para vivir esta espectacular prueba deportiva en directo.

Se trata de un evento que celebra en 2018 su cuarta edición y que cada año mejora en cuanto a organización e infraestructuras, reuniendo durante este miércoles y jueves a profesionales de prensa especializada en el mundo del surf, lo que situará a Lanzarote en el epicentro mundial de este deporte durante varios días.

El QUEMAO CLASS 2018 que será retransmitido en directo a través de Facebook Live, puede suponer además un gran impacto turistico para la isla de Lanzarote gracias a los contenidos que se generen de esta prueba deportiva a través de las redes sociales.

Además los organizadores de este evento han querido colaborar de forma altruista con la Asociación de Discapacitados de Lanzarote, ADISLAN.

Se trata de un trabajo en el marco del programa Proarts de esta asociación, que pretende desarrollar la creatividad y las capacidades de niños y adolescentes a través de una serie de dibujos y diseños relacionados con el QUEMAO CLASS realizados en un sofá que será expuesto durante los días del campeonato y que será subastado al finalizar la prueba deportiva, destinándose los fondos recaudados a financiar la labor que realizan en ADISLAN.

FOTOGRAFÍA BRUNO DE OLIVEIRA MORAIS